2/10/21

LA FIEBRE DE LAS MEGARREPRESAS LLEGA A USPALLATA

 

El Gobierno de Mendoza, a través de la empresa EMESA (de participación mayoritaria del Estado Provincial), ha iniciado un proceso licitatorio para realizar estudios previos tendientes a construir una represa en el Río Mendoza, a la altura de Uspallata. El proyecto no es nuevo, ya que se viene formulando desde hace 40 años y es parte de un mega-proyecto hidroeléctrico de 4 represas en el Río Mendoza, una de las cuales ya ha sido ejecutada y es Potrerillos, las otras tres estarían aguas arriba. El proyecto se lo ha denominado "Cordón del Plata" y además incluye la desecación del propio Río Mendoza en todo su recorrido y la construcción de varias centrales hidroeléctricas de túnel. Los medios hegemónicos también venían agitando el tema desde hace un tiempo.

Este proyecto fue formulado a comienzos de los años '80, en tiempos de la dictadura militar y cuando no tenía ninguna consideración la protección del ambiente. En esos años, el Río Mendoza tenía un módulo histórico que superaba casi el doble del caudal promedio que ahora lleva. En la actualidad,el territorio involucrado en el proyecto "Cordón del Plata" se encuentra comprendida dentro de las áreas naturales protegidas Tupungato y Cordón del Plata (margen sur del Río Mendoza y Río Tupungato), la Reserva Natural de la Defensa Estancia Uspallata (margen norte del Río Mendoza), cuyo manejo está bajo la órbita de los ministerios de Defensa y Medioambiente de la Nación. Además, se afectaría al territorio comprendido por el proyecto de creación del Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas.

El Gobierno de Mendoza ha sido reticente para dar a conocer a la población cuáles son sus intenciones, sin embargo, mientras Emilio Guiñazú fue funcionario, manifestó de manera pública en varias oportunidades reflotar el megaproyecto "Cordón del Plata" que había sido deshechado décadas atrás, por ser considerado faraónico. No obstante, la Secretaría de Energía de la Nación realizó un estudio durante la gestión presidencial de Cristina Fernández para reflotarlo. Luego, en tiempos de la gestión de Mauricio Macri, empezaron a realizarse anuncios desde esa misma repartición. Con el fin de esa gestión, nuevamente se dejó el tema de lado a nivel nacional.

Sin embargo, con las continuas demoras del proyecto Portezuelo del Viento y ante el posible fracaso del mismo, evidentemente han habido por lo bajo reclamos de sectores corporativos locales beneficiarios de la obra pública para que esos fondos se canalicen en obras de envergadura similar en otros puntos de la provincia. Por eso es que recientemente el Gobierno de Mendoza (a través de EMESA) lanzó esta licitación bajo un concurso público para realizar la "Línea de Base Ambiental y Social para el Proyecto de Aprovechamiento Hidroeléctrico Uspallata". Se entiende, además, que esta jugada oficial es una suerte de globo de ensayo para testear el ánimo y la temperatura de la opinión pública respecto de este tema.

En la zona donde se pretende construirun dique e inundar con un embalse existen extensos humedales que han sido estudiado por diferentes ámbitos del CONICET, descubriéndose una serie de singularidades ecológicas que ameritan su protección. En general todos estos estudios recomiendan su conservación, con lo cual el proyecto de la represa iría en contra de lo sugerido por esta institución científica.

QUÉ SE SABE DEL PROYECTO DE REPRESA EN USPALLATA?

De acuerdo a la escasa información a la que se puede acceder a través de la web, la represa estaría ubicada en el Río Mendoza, con un dique localizado aproximadamente en la zona de túneles de la Ruta Nacional 7 y un embalse que se extendería aguas arriba unos 10 kilómetros, hasta llegar a la zona de la Pampa de Uspallata, inundando en todo ese tramo el valle del Río Mendoza, hasta una cota que podría alcanzar los 1.770 m.s.n.m. Las dimensiones de la represa serían mayores que las del Dique Potrerillos.

El embalse así conformado dejaría bajo el agua todo el valle del Río Mendoza en ese sector, incluyendo la ya mencionada Ruta 7 y su puente sobre el río, así como también el antiguo trazado del FFCC Transandino y todas las construcciones de la ex Estación Uspallata. Asimismo, desaparecerían la totalidad de los extensos humedales existentes en la zona donde el Arroyo Uspallata desemboca en el Río Mendoza, lo cual generaría gravísimos impactos ambientales que afectarían severamente a la biodiversidad y la dinámica hidrológica en todo el Valle de Uspallata.

El proyecto además prevé el entubamiento del Río Mendoza en un tramo de alrededor de 45 kilómetros entre Uspallata y Potrerillos, con lo cual el cauce quedaría completamente seco, afectando no sólo la ecología del río y sus humedales ribereños aguas abajo de la represa, sino además el paisaje tal como lo conocemos hoy y todos los emprendimientos que se desarrollan a lo largo del Río Mendoza, principalmente el turismo, que mueve a las pequeñas economías de las localidades cordilleranas, cuyas poblaciones NUNCA han sido consultadas respecto de si están de acuerdo o no con este proyecto.

De acuerdo a la escasa información disponible, el proyecto incluye la desecación del Río Mendoza y su desaparición como curso de agua, tal como hoy lo conocemos. Desde ya, esta es una de las peores consecuencias de su ejecución, que el Gobierno de Mendoza no está informando a la población, entendiendose que esto es a propósito para no generar rechazo.
 

CÓMO ES QUE EL GOBIERNO DE MENDOZA PRETENDE EJECUTAR UN PROYECTO DE HACE 40 AÑOS?

Hace unos meses atrás, más precisamente en marzo de 2021 y bajo absoluta reserva, la Fundación Mendoza Innova le presenta al Gobierno de Mendoza este proyecto, considerándolo "prioritario, estratégico y urgente", aduciendo una serie de supuestos beneficios y la necesidad de construir la obra para evitar la colmatación del Embalse Potrerillos y para generar energía.

La Fundación Mendoza Innova es una suerte de think tank integrado por dirigentes partidarios, principalmente del Partido Demócrata, pero también de la UCR, el PRO y libertarios, que hacen lobbyng para que el Gobierno de Mendoza impulse o promueva proyectos extractivistas de envergadura en megaminería, fracking y megarrepresas.

Para la presentación del "Proyecto Hidroeléctrico Uspallata" convocaron al Ing Nicolás Gallo, un dirigente radical que fue Ministro de Infraestructura durante la breve y fallida presidencia de Fernando de la Rúa. Desde ya, el lobbyng de la Fundación Mendoza Innova y sus dirigentes partidarios le inprimen un fuerte sesgo ideológico al proyecto de la represa en Uspallata.

Desde ya y de acuerdo a los propios dichos de estos dirigentes, el proyecto hidroeléctrico no tiene como objetivo específico dotar a Uspallata y la alta montaña de energía (hoy en déficit energético), sino producir para exportar y poner a disposición electricidad para proyectos de alto consumo (entiéndase extractivistas). Esto también está ratificado por el propio Gobierno de Mendoza.

Por otra parte, de acuerdo a la lectura de los documentos originales de los años '80 y su actualización de hace unos años, el proyecto expone las mismas cifras en cuanto a producción de energía, sin reparar que en los últimos 40 años el caudal del Río Mendoza ha descendido a la mitad como consecuencia del Cambio Climático Global, con lo cual las expectativas de generación lejos están de ser reales. Esto es exactamente lo mismo que sucede con la obra Portezuelo del Viento: se ha sobredimensionado la proyección de generar energía en cantidad, lo cual vuelve negativa la ecuación económica del proyecto, cuestión que ahora está en discusión.

En el mapa subido a las redes por los lobbystas del proyecto, se observa que el proyecto hidroenergético Cordón del Plata ncluye 3 nuevas represas, una en Uspallata y dos más aguas arriba, así como la derivación y conducción del caudal del Río Mendoza a través de un túnel perforado en la montaña (trazos rectos en otro color).
De acuerdo a la normativa ambietal vigente, el proyecto es inviable, ya que está dentro de áreas naturales protegidas legalmente constituidas: los Parques Provinciales Cordón del Plata, Aconcagua y Tupungato, la Reserva Natural de la Defensa Estancia Uspallata y el proyecto del Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas.
Se observa además que el trazado de la Ruta 7 será desviado por el sur del embalse y no pasará por Uspallata.

 

EL ACTUAL CUESTIONAMIENTO A LA CONSTRUCCIÓN DE GRANDES REPRESAS

En la actualidad las grandes represas están siendo cuestionadas por las comunidades locales y la población en general, prácticamente en todo el mundo, debido a los impactos negativos que generan y a los altos costos de estas obras, cuya financiación suele ser onerosa para los estados y en nada beneficia a las poblaciones locales, que además deben asumir el costo ambiental, que para los balances contables de las corporaciones ejecutoras son consideradas meras externalidades.

El caso más paradigmático actualmente en Mendoza es el rechazo generalizado de la población a la megarrepresa Portezuelo del Viento, sobre el Río Grande, en el Departamento de Malargüe. Como ya se dijo, el proyecto de esta obra ha sido sobredimensionado, ya que  no podrá ser llenado el embalse, debido a la merma del caudal del Río Grande, así como tampoco generar la energía prevista debido a esta misma razón. Además, el proceso licitatorio está cuestionado, ya que se presentó un solo oferente, la empresa china Sinohydro, cuestionada en algunos lugares del mundo por sus obras defectuosas.

Gobierno y corporaciones saben perfectamente que una población informada sobre los efectos negativos de las grandes represas, las rechaza de plano, pues tal como pasa con otros proyectos extractivistas (megaminería, fracking, etc.), nadie en su sano juicio quiere vivir en una zona de sacrificio, ni tampoco tener una existencia cada vez más cara y comprometida en aras del progreso... Existe abundante información disponible respecto del rechazo social a las grandes represas en todo el mundo y sus efectos negativos para la vida y la economía de los pueblos que viven junto a los ríos.

Es en este contexto en el que se inserta la lógica oficial de pretender avanzar con estas iniciativas sin dar a conocer las verdaderas consecuencias ambientales, sociales y económicas que las mismas puedan acarrear.

Es también dentro de esta lógica que gobierno y corporaciones asociadas rechazan sistemáticamente las inicativas surgidas de la propia comunidad local para llevar adelante su vida y su economía en armonía con el entorno. Desde hace casi 30 años se viene proponiendo desde la comunidad local la creación del Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas y un Parque Nacional asociado como decisón de Estado para garantizar la protección de las fuentes de agua que dan vida a Uspallata y toda Mendoza, y para al mismo tiempo motorizar la vida y la economía de los pueblos, generamdo empleo genuino y la tan mentada "redistribución de la riqueza".

Jamás habrá buen vivir para las comunidades locales, mientras los modelos de desarrollo sen planteados por los gobiernos en función de los asuntos corporativos de las empresas extractivistas.

La imagen es un meontaje que se realizó sobre una imagen de google earth calculando el tamaño del embalse, tomando la cota de 1770 m.s.n.m. que es lo que se calcula que podría alcanzar el nivel máximo del mismo, y tomando como referencia los mapas del proyecto difundidos en las redes. En la imagen se marcaron algunos puntos destacados de la zona, como la ex Estción Uspallata (del FFCC Transandino), la Ruta 7 y los humedales del Río Mendoza que quedarían bajo el agua.
 

LA FALACIA DE LA NECESIDAD DE ALMACENAR AGUA

Una de los argumentos expuestos como pretexto para construir una represa en Uspallata es la necesidad de almacenar agua bajo un contexto de crisis hídrica y cambio climático que viene determinando la merma progresiva en los caudales. No obstante, por la misma razón es que se perjudica a toda la vida y la economía de las poblaciones que aprovechan el río y viven de él.

El Río Mendoza es uno de los cursos de agua mejor aprovechados del mundo, ya que actualmente presenta un módulo que varía entre 20 y 30 metros cúblicos por segundo y con ese caudal viven más de un millón de personas, se riegan más de  200.000 hectáreas de cultivos, se abastecen más de 9.000 establecimientos agroindustriales y se motoriza al cuarto polo industrial del país. Consecuentemente, la subsistencia de la economía de Mendoza no pasa por almacenar agua, sino por optimizar su uso y las redes de distribución (algo que demandaría mucha menos inversión que construir una represa), imponiendo además una política de reparto de este bien común más equitativa (sobre todo para los sectores más postergados a los que hoy se les retacea o niega) y evitando incorporar nuevos grandes consumidores, como lo son los proyectos extractivistas de megaminería y fracking.

Por otra parte, el mismo contexto que se aduce de crisis hídrica y cambio climático para justificar la obra, es en verdad la razón que la puede hacer inservible en su finalidad aducida de almacenar agua. Es de público conocimiento que en los últimos años el Embalse Potrerillos ha permanecido la mayor parte del tiempo con su cota muy por debajo del nivel máximo, observándose de manera permanente gran parte del lecho seco (y aún disminuida su capacidad por la sedimentación), a diferencia de una década atrás, en que se veía el embalse colmatado casi siempre. Por esto es que se infiere que bajo un contexto como el que se espera, con efecto más creciente de crisis hídrica y cambio climático, lejos estaríamos de poder llenar un segundo embalse con el caudal diezmado del Río Mendoza, si ni siquiera se está pudiendo mantener lleno el primero.

LA MALA EXPERIENCIA DEL DIQUE POTRERILLOS

Hace aproximadamente 20 años se construía el Dique Potrerillos, obra de la que curiosamente participaron las mismas empresas constructoras que hoy se asocian a corporaciones extranjeras para levantar Portezuelo del Viento. Hoy los lobbystas corporativos plantean que la represa en Uspallata es necesaria para salvar al Dique Potrerillos de una segura colmatación, algo que ya sabían que iba a ocurrir en ese embalse, dada la naturaleza del Río Mendoza... O sea, ya lo sabían y de todos modos llevaron adelante la obra, sin ningúna previsión respecto de esta consecuencia... quiere decir que en ese entonces lo importante no era la prestación de la represa o su limitada vida útil, sino el negocio que representó oportunamente su construcción.

Desde ya, lo más probable es que las corporaciones que levantaron el Dique Potrerillos serán las primeras que se anoten en la carrera para el negocio que representaría levantar un dique de similares características en Uspallata. Y esto a sabiendas de que esta obra tendrá los mismos inconvenientes de sedimentación que la anterior, lo cual desde ya, será la excusa perfecta para pretender construir otro dique más arriba, y así sucesivamente, asegurarse la vaca atada por mucho tiempo.

Como ha sido de público conocimiento, la obra del Dique Potrerillos oportunamente fue entregada con serias deficiencias, que se detectaron cuando se llenó el embalse: numerosas fisuras que obligaron al Gobierno Provincial a realizar varias pericias técnicas y grandes obras de refuerzo que significaron millonarias erogaciones para las arcas del Estado, con el único fin de salvar una obra que fue ejecutada con serias fallas estructurales por parte de estas empresas constructoras que embolsaron con cuantía.

Por otra parte un problema recurrente de las grandes represas es el desplazamiento de la población en las tierras a inundar y los posteriores negocios inmobiliarios en los perilagos. El caso de Potrerillos fue muy evidente: la población fue desplazada a zonas marginales, dándole muy poco por sus parcelas expropiadas y teniendo que pagar mucho más de lo que recibieron por sus nuevas viviendas y predios. Se creó un pueblo nuevo en una zona que presentó numerosos problemas para la dotación de servicios, cuestión que también debió ser asumida en parte por el estado y en parte por los pobladores, pero no por las empresas constructoras.

Pero además hubo otra parte de la población (en general de bajos recursos) que fue expulsada sin resarcimiento alguno y que al día de hoy sigue luchando por un pedazo de tierra donde vivr, ya que a donde han ido a establecerse el Gobierno y sus fuerzas represivas los han intentado echar sin atender sus necesidades habitacionales.

En contraposición a ello, se ha generado un gran negocio inmobiliario en el perilago, ya que las tierras expropiadas por el gobierno están en proceso de ser otorgadas a corporaciones de este rubro, en lugar de ser preservadas como zonas públicas de recreación, libre acceso a las costas, disfrute y goce de la población, que en esencia tanto ha tenido que pagar para esta obra, que hasta ahora sólo ha beneficiado a unos pocos.

En este sentido, también llama poderosamente la atención el criterio que el Gobierno de Mendoza ha empleado para expropiar o no las tierras del peilago de Potrerillos: Los pequeños propietarios de la margen sur fueron expropiados y desplazados en su totalidad, en cambio los grandes terratenientes de la margen norte conservan las tierras del perilago y han desarrollado sus emprendimientos de barrios privados sin ningún tipo de restricciones, además se les construyó un camino especial de acceso por la margen opuesta del Río Mendoza, obra que en su momento costó 3 millones de dólares que salieron de las propias arcas del estado.

El proyecto de la represa en Uspallata ya viene con la misma impronta inmobiliaria que Potrerillos: la ex-Estación Uspallata quedaría bajo las aguas, consecuentemente la población residente allí deberá ser desplazada, tratándose de familias humildes que terminaron allí en las instalaciones abandonadas del ex FFCC Transandino porque no tienen dónde ir a vivir (no pueden acceder a tierra ni vivienda) y al no tener la titularidad de sus casas quedarán a la deriva, expulsados o cuestionados a donde vayan, igual a como viene pasando con los sin tierra de Potrerillos. En cambio, gran parte de las tierras situadas en la margen sur del Río Mendoza es propiedad de la empresa Cairel SA, una sociedad terrateniente que ya tiene armado y presentado proyectos para futuros barrios privados en la zona.

La ex-estación del FFCC Transandino de Uspallata quedaría bajo el agua de la represa proyectada. Estas construcciones constituyen un patrimonio histórico abandonado, que ha sido sistemáticamente vandalizado y destruido, pero que aún presenta construcciones en pie que pueden ser rescatadas y puestas en valor. Mas allá de eso, varias de las casas que eran de empleados del FFCC actualmente están ocupadas por familias de escasos recursos y sin tierra que no tienen dónde ir a vivir.
 

ALTERNATIVAS ENERGÉTICAS PARA USPALLATA

El déficit energético que presenta Uspallata no necesita de una megaobra para ser subsanado. Actualmente la línea que lleva energía electrica al valle, desde Potrerillos no alcanza a cubrir la demanda. Cuando la misma se planificó, hace 20 años atrás, estuvo subdimensionada, debido a la falta de previsión propia de las desiciones de gobierno y a un errado cálculo de la población local y su crecimiento intercensal. Este tema es recurrente y ha quedado ratificado en el Plan Provincial de Ordenamiento Territorial, documento oficial en el que a Uspallata se lo considera un "centro rural" de 3.800 habitantes, cuando en realidad es un centro urbano de aproximadamente 15.000. La ausencia de un municipio propio y su pertenencia de uno cuya cabecera está situada a 150 kilómetros es también parte del problema...

No obstante, la solución energética para Uspallata está en las energías alternativas, pero no en parques solares o eólicos gigantezcos, de alto impacto ambiental, sino en pequeñas unidades barriales o individuales que aseguren el autoabastecimiento. Sumado a ello, la red de canales de riego presenta fuertes pendientes y caudales, con lo cual se podrían instalar varias microturbinas hidráulicas en diferentes puntos que refuercen el abastecimiento.

El problema de estas soluciones es que dejan afuera a las corporaciones que hacen lobby por megaobras y proyectos extractivistas, y que, desde ya, no obtendrían ningún beneficio de estas verdaderas soluciones para la gente. Y ya sabemos en base a la experiencia que el Estado siempre está del lado de aquellas, que son quienes aseguran además, negocios seguros para algunos funcionarios públicos influyentes.

EL PROBLEMA DE LOS PROYECTOS HIDROENERGÉTICOS SUBTERRÁNEOS EN ZONAS SÍSMICAS

Cuando se formuló el proyecto hidroeléctrico Cordón del Plata, con su diseño de túneles extensos a través de la montaña y la construcción de centrales hidroeléctricas subterráneas, no se tuvo en cuenta que se localiza en una zona de alta sismicidad. Esta cuestión tampoco está abordada en el ya citado estudio de actualización del proyecto que realizó y publicó la Secretaría de Energía de la Nación hace unos años.

Se hace hincapié en esta cuestión, debido al altísimo costo que tendría una obra de entubamiento de 45 km con mega-túneles perforados en la montaña y las centrales hidroeléctricas subterráneas, por sobre las convencionales que tendrían un riesgo menor ante un eventual fenómeno sísmico de magnitud, como ya ha ocurrido en el pasado en Cuyo y específicamente en Mendoza. La sismicidad además determina un aumento considerable en el costo de las megaobras y un riesgo mayor.

IMPACTOS AMBIENTALES, SOCIALES Y ECONÓMICOS NEGATIVOS DEL EMBALSE EN USPALLATA

Como ya se adelantó, la represa proyectada en Uspallata inundaría la extensa red de humedales localizados en la zona donde el Arroyo Uspallata desemboca en el Río Mendoza, trayendo aparejada su desaparición. De acuerdo a una serie de investigaciones realizadas desde diferentes áreas del CONICET, estos humedales constituyen el área de mayor biodiversidad de flora y fauna nativa de todo el Valle de Uspallata y la alta montaña mendocina. Por este motivo es que su destrucción implicará la desaparición de un montón de especies endémicas, raras y emblemáticas, de valor funcional para el ecosistema regional, afectando la biodiversidad regional y los corredores biológicos en los Altos Andes de Mendoza. Estor trabajos y publicaciones científicas recomiendan la preservación de todos estos humedales.

El valle de Uspallata está caracterizado por la presencia de tres ecorregiones de las 18 presentes en toda la República Argentina, lo que lo convierte en una zona interesante para los estudios científicos en materia de botánica, acuariología, entomología, herpetología, ornitología y mastozoología, así como la dinámica de este ecosistema tan particular dentro de la ecología científica. La zona de los humedales formados a la vera del Río Mendoza es la que mejores condiciones reune para albergar el mayor número de especies de la flora y fauna nativa, por lo tanto es la más interesante desde el punto de vista científico; consecuentemente, la construcción de la represa y el llenado del embalse traería aparejado su desaparición total. Por ello es que desde el punto de vista de la sustentabilidad o sostenibilidad ambiental, la represa es inviable, ya que lo más recomendable desde el punto de vista científico es preservar esos humedales para beneficio y goce de las presentes y futuras generaciones, en lugar de destruirlos en aras de un supuesto progreso.

El otro punto a destacar de los humedales del Río Mendoza es el rol que cumplen como reguladores de la dinámiuca hidrológica del Valle de Uspallata, ya que están localizados en el nivel de base del mismo. Consecuentemente, su inundación traería aparejados graves problemas en la circulación de las aguas subterráneas que dan origen a dichos humedales. El ascenso de la freática devenido del llenado del embalse y su irrupción en el humedal, podría generar inconvenientes a los pobladores residentes en la parte baja del Valle de Uspallata, particularmente la zona de La Fundición, caracterizada por un predominio de viviendas precarias que no cuentan con servicios de clocas, sólo pozos. Asimismo, el ascenso de la freática podría ocasionar problemas en los cultivos y en las perforaciones de donde la población y los productores se surten de agua.

La dinámica hidrológica del Valle de Uspallata se caracteriza por la circulación de un importante caudal de agua subterránea, generado a partir de la infiltración de los ríos y arroyos de montaña, cuyo caudal se infiltra en todo o en parte en la zona donde estos cauces dejan el suelo rocoso e impermeable de la montaña para ingresar al sector de sedimentación riparia permeable de piedemonte y valle. Estas aguas de infiltración fluyen por un largo y desconocido recorrido subterráneo hasta brotar en forma de manantiales en los humedales del Río Mendoza, situación que puede observarse en el sector de los puentes antiguo y moderno de la Ruta Nacional 7, al ingreso del valle.

De acuerdo a lo que puede inferirise a partir de lo que se puede ver a simple vista en el lugar, el aporte de caudal del conjunto de todos los manantiales presentes en estos humedales es similar al del propio Arroyo Uspallata que desemboca en esa zona. Por esta razón también desde el punto de vista hidrológico, es necesario y recomendable preservar estos humedales en lugar de inundarlos con un embalse.

Desde el punto de vista de la conservación de la naturaleza, la construcción de la represa y el llenado del embalse son inviables, debido a que impacta directamente sobre el Parque Provincial Cordón del Plata y la Reserva Natural de la Defensa Estancia Uspallata, ambas áreas naturales protegidas consagradas por leyes provinciales y nacionales de protección ambiental que prohiben expresamente este tipo de obras de alto impacto.


Sector del Río Mendoza y los humedales situados a su vera que desaparecerían en caso de quedar inundados por la represa

IMPACTOS AMBIENTALES, SOCIALES Y ECONÓMICOS DE LA REPRESA AGUAS ABAJO DE LA MISMA

El  Proyecto de "aprovechamiento hidroeléctrico Uspallata" no sólo tiene previsto construir una represa, sino que además prevé el entubamiento del caudal del Río Mendoza a través de un tunel de 45 Km perforado en la roca entre Uspallata y Potrerillos. Esto implica que el Río Medoza en ese tramo quedará completamente seco. Este es un aspecto del proyecto que el gobierno no está dando a conocer, sin embargo el dato es concreto y se estima que el ocultamiento de esta información es a propósito, ya que es uno de los aspactos más negativos del proyecto que ha de generar rechazo en la población.

La posible desaparición del Río Mendoza entre Uspallata y Potrerillos puede generar impactos negativos de consideración tanto en la flora y la fauna, así como la vida de las poblaciones aguas abajo y los emprendimientos económicos que actualmente se desarrollan a la vera del mismo y dependen de su presencia y de su caudal.

La consecuencia más grave desde el punto de vista ecológico es la desaparición de los humedales, que también están presentes a la vera del río, aguas abajo de Uspallata.

El impacto paisajístico de una vía panorámica, como la Ruta Nacional 7, que es recorrida y disfrutada por millones de turistas y viajeros al año, también será importante, ya que precisamente, el paisaje natural con mínimas intervenciones humanas es el rasgo distintivo del producto turístico de mayor venta y demanda de Mendoza, como lo es el Circuito Alta Montaña.

Las actividades que se desarrollan en el propio Río, como el rafting, el kayak, la pesca deportiva y otras, directamente desaparecerían con este proyecto, lo cual traería aparejado la desaparición de decenas de PYMES y puestos de trabajo que viven de estas actividades, que también constituyen productos turísticos muy demandados.

Además, los establecimientos turísticos situados a la vera del Río Mendoza y que lo ofrecen como un rasgo particular de su producto, también desaparecerían o se verían severamente perjudicados.

En síntesis, gran parte de la actividad turística que se desarrolla en las localidades de Alta Montaña, así como las que específicamente tienen al Río Mendoza como razón de ser, desaparecerían por completo.

Todas las actividades turísticas que actualmente se llevan a cabo a la vera del Río Mendoza entre Uspallata y Potrerillos desaparecerían por completo, ya que el proyecto de la represa incluye el entubamiento del caudal del río mendoza y consecuentemente, el cauce en ese trayecto permanecería seco y no se vería mas el paisaje que hoy conocemos.


CONTAMINACIÓN DEL AGUA

El arroyo Uspallata actualmente presenta alto grado de contaminación en su tramo inferior hasta la desembocadura en el Río Mendoza. Esta contaminación nunca ha sido medida, sin embargo se percibe in situ por los fuertes olores nauseabundos que hay a lo largo de todo este sector del curso de agua y por las algas marrones que hay en algunos sectores del lecho. Esta contaminación proviene de la planta de tratamiento de efluentes cloacales de Uspallata y de algunos vertidos de predios colindantes. La planta de Aysam en Uspallata presenta serias deficiencias de funcionamiento, ya que ha sido muy mal ubicada: justo a la vera del Arroyo Uspallata, muy cerca del propio cauce. Además, está subdimensionada respecto de la población que sirve (y a pesar de servir sólo a la mitad de la población de Uspallata), consecuentemente las piletas se desbordan por encima de los lechos impermeabilizados. Como si esto fuera poco, la planta no tiene ACRE (área de cultivos restringicos especiales), ya que el predio destinado a ello (que debería tener una plantación de álamos) está pelado. Consecuentemente, las aguas servidas parcialmente tratadas vierten directamente al Arroyo Uspallata. Cuando desemboca al Río Mendoza, las aguas se mezclan con las de éste (que representan un caudal mucho mayor) y se revuelven, dado lo torrentoso del caudal. De esta manera, hasta el momento, la contaminación termina diluyéndose de manera natural.

Independientemente de que este foco de contaminación debería ser saneado por el Estado, el llenado de la represa traería aparejado la inmediata contaminación del embalse, ya que las aguas del Arroyo Uspallata no podrán diluirse naturalmente en el torrentoso río mendoza; y por el contrario, las aguas estancadas del Embalse propagarían este foco de contaminación.

QUÉ PUEDE PASAR CON EL CORREDOR ANDINO?

Según los mapas del proyecto que han sido subidos a la web por la Fundación Mendoza Innova y los medios que han replicado el inicio del mismo, la ruta internacional sería relocalizada en su trazado al sur del embalse y dejaría de pasar por Uspallata, ya que se la hace empalmar con el trazado actual a la altura de Ranchillos, pasando la Pampa de Tabolango.

Desde ya, el impacto para la economía de Uspallata sería negativo y el rechazo de la población se puede inferir contundente, sobre todo teniendo en cuenta que en más de una oportunidad se planteó proyectar una circunvalación a la localidad, que ha sido rechazada a nivel local todas las veces que la misma ha sido planteada.

Si el trazado de la ruta quedara tal como figura en los mapas del proyecto, el complejo aduanero de camiones y el centro logístico que se está construyendo al lado, con varios años de inversiones millonarias por parte del Estado, quedarían obsoletos y habría que trasladarlos de lugar, con nuevas inversiones millonarias, que ya en este caso serían producto de la pura imprevisión e improvisación en las decisiones inconsultas de los funcionarios.

Ya bastante daño ambiental froto de los impactos visual, lumínico y de material particulado está provocando esta obra de la aduana de camiones y sus anexos, para que al cabo de unos pocos años quede obsoleta...

ILEGALIDADES

Varias leyes están siendo incumplidas con la ejecución de esta obra. La más importante de las leyes violadas el la Ley Nacional 25.675 (Ley General del Ambiente) y su complementaria Ley Provincial 5.961, que determinan que todas aquellas acciones susceptibles de generar impacto o daño ambiental deben pasar por las instancias obligatorias de Evaluación de Impacto Ambiental, Consulta Pública de los expedientes y Audiencia Pública. Ninguna de estas instancias está siendo cumplida, sin embargo ya se están licitando los estudios previos del proyecto.

Tampoco se está cumpiendo la consulta libre, previa e informada a los pueblos originarios, según lo establece el Convenio 169 de la OIT, al cual Argentina adhiere mediante la Ley Nacional 24.071. Se debe recordar que en Uspallata residen 2 comunidades de Pueblos Originarios y aguas abajo del Río Mendoza otras 13, todas reconocidas por el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) o en algunos casos en proceso de serlo, sin que ello sea impedimento tampoco para cumplir con esta normativa que recordemos, tiene rango constitucional. Como lo indica su propio enunciado, la consulta a los Pueblos Originarios es previa, con lo cual no se está cumpliendo esta normativa, pues se está dando inicio al proyecto sin haber realizado este paso previo obligatorio.

Tampoco se está haciendo cumplir con la Ley Nacional 22.351 de Parques Nacionales y la Ley Provincial 6.045 de Áreas Naturales Protegidas, ya que como se dijo con anterioridad, la represa, el embalse, los túneles, las centrales, las líneas de alta tensión y el Río Mendoza (que sería desecado aguas abajo, entre Uspallata y Potrerillos) se localizan todos ellos dentro de áreas naturales protegidas legalmente constituidas, bajo jurisdicción de esas normas que prohiben expresamente la realización de obras de infraestructura y cualquier otra acción que afecte a los ecosistemas que se protegen por imperio de dichas normas.

El proyecto se localiza en forma parcial, repartido dentro de los límites del Parque Provincial Cordón del Plata, creado por Ley Provincial 8.308, gran parte del sector localizado al sur del Río Menndoza; y la Reserva Natural de la Defensa Estancia Uspallata, creada por convenio entre los ministerio de Defensa y de Ambiente de la Nación, con lo cual está alcanzada por las restricciones impuestas por la Ley de Parques Nacionales.

El proyecto incumple con la Ley Provincial 8051 y modificatorias, que regulan el ordenamiento territorial y el uso del suelo, ya que el proyecto no figura en el Plan Provincial de Ordenamiento Territorial, aprobado por Ley Provincial 8.999. Dentro de este documento las categorías de uso del suelo otorgadas para la zona no estipula la realización de obras de infraestructura fuera de la necesaria para la mantención o el mejoramiento del Corredor Andino.

En los planes municipales de ordenamiento territorial de Lujan y Las Heras tampoco está previsto la construcción de una represa en esa zona. Ambos Municipios además consideran a la zona como "área ambiental protegida" La municipalidad de las Heras, por ordenanza 139/1996 y la Municipalidad de Luján por ordenanza 10.378/2011. Si bien ambos municipios no tienen regimenens legales de regulación y gestión de áreas naturales protegidas legalmente establecidos, la sola sanción de estas normas y su inclusión en el digesto normativo de los respectivos planes municipales de ordenamiento territorial, constituye una base legal que refuerza las ya mencionadas leyes provinciales y nacionales de áreas naturales protegidas, bajo cuyos regímenes se encuentra la zona en cuestión, dando por sentado que la vocación territorial del lugar donde se pretende construir la represa y llenar el embalse es de conservación de la naturaleza y no de ejecución de megaproyectos que destruyan los ecosistemas y los ríos.

La mayor parte de la superficie involucrada por el proyecto de la represa proyectada en Uspallata, al igual que todo el proyecto hidroenergético Cordón del Plata, está dentro de áreas naturales protegidas provinciales legalmente constituidas, así como de otras proyectadas y de otras de jurisdicción nacional que no figuran en este mapa. Por esta razón, el proyecto es inviable desde el punto de vista legal y ambiental.
 

AUSENCIA DE LICENCIA SOCIAL

El proyecto de represa sobre el Río Mendoza en Uspallata, está iniciándose sin haber consultado a la población local si lo quiere o no, lo cual no sólo constituye una ilegalidad, por haberse obviado los ya mencionados pasos legales de Audiencia Pública y Consulta Pública libre, previa e informada a los Pueblos Originarios, sino que además es un grave error político por parte del Gobierno de Mendoza, ya que como pasa en todos estos casos, los funcionarios se dejan llevar por los negocios que les presentan los lobbystas de las corporaciones, sin tener en cuenta què piensan, sienten o quieren las comunidades locales, que son quienes llevan intríseco el sentido de pertenencia a la tierra, ausente por completo en el imaginario de los funcionarios, que ni siquiera conocen el territorio sobre el cual toman desiciones y la gente que los habita, así como sus modos de vida y necesidades concretas.

Esta suerte de yerro político superlativo ya lo hemos vivido en numerosas oportunidades, tanto a nivel provincial, como local en la propia Uspallata, cuando la masa crítica contra proyectos extractivistas inconsultos y contrarios al sentir popular, hizo torcer el brazo del poder de turno, obligando a los poderes del estado a volver atrás sobre decisiones erroneas y terminar borrando con el codo lo que escribieron con la mano.

El rechazo masivo a Minera San Jorge hace una década atrás (tanto a nivel provincial como a nivel local) es apenas un botón de muestra, sobre cómo el pueblo acciona para volver atrás megaproyectos corporativos que se pretenden imponer como "hechos consumados". La subestimación de gobiernos y corporaciones a la masa crítica que rechaza el extractivismo en sus diferentes variantes es la principal causa que después desencadena estos conflictos sociales que terminan en puebladas, ante la suma de oídos sordos del poder político y económico. Esto es ni más ni menos lo que se vivó nuevamente en diciembre de 2019, cuando gobierno y corporaciones pretendieron voltear la Ley Provincial 7722 (de protección del recurso hídrico en la actividad minera) y el masivo y contundente rechazo popular (que también fue muy evidente en Uspallata) hizo volver sobre sus pasos al recientemente asumido Gobernador Suarez y a los legisladores radicales y peronistas que habían aprobado tal desacierto político.

Con estos antecedentes, si se pretende avanzar con un proyecto tan destructivo para las fuentes de agua de Uspallata y para los modos de vida de la población local y ssu actividades económicas, es indudable que el rechazo será contundente, como la propia historia ya lo ha demostrado cada vez que se intentó desde el poder político y económico, avasallar los derechos de las personas consagrados en las leyes, la constitución y los pactos internacionales, que además y por encima de todo, son consuetudinarios por la propia naturaleza humana.

21/9/20

OTRA TRUCHADA MÁS DE MINERA SAN JORGE:


 Desde hace un tiempo sabemos que se realizan actividades turisticas en la Estancia Yalguaraz, propiedad de Minera San Jorge. Obviamente, la corporación no es el verdadero dueño de la Estancia Yalguaraz, sino a través de testaferros, para no ser alcanzados por la legislación restrictiva para propietarios extranjeros en zona de frontera...

Si fuera que hubiesen decidido cambiar de rubro comercial, para hacer turismo en contacto con la naturaleza en lugar de megaminería, estaríamos contentos y sería motivo de festejo en Uspallata y toda Mendoza...

Pero sabemos perfectamente que no es así: la corporación sigue teniendo como objetivo exclusivo y excluyente la megaminería en la Estancia Yalguaraz, con lo cual entendemos que esto es una pantalla y al mismo tiempo un curro de gente vinculada a la empresa.

 

Publicidad de servicios turísticos en la Estancia Yalguaraz

Recientemente Minera San Jorge (a través de sus empleados y/o socios comerciales y usando nombres de fantasía) está realizando la promoción de servicios turísticos comerciales en la Estancia Yalguaraz, incluso con un calendario de fechas muy próximas.

Esta propaganda también está replicada en las redes sociales:

https://www.facebook.com/watch/?v=745605762685890&extid=Xa4czq0zTVcL4DvR

Entendemos que esta publicidad en tiempos de pandemia no es inocente...

Primero: porque detrás del nombre de fantasía que se muestra está Minera San Jorge, empresa que ha sido cuestionada por sus acciones de contaminación social en Uspallata y su proyectada explotación megaminera ha sido rechazada en todas las instancias administrativas a las que fue sometida.

Segundo: porque es público y notorio que las corporaciones megamineras, como pasa siempre, tienen privilegios muy exclusivos para desarrollar sus actividades, cuestión que también han quedado en evidencia durante la pandemia, donde se aplicó restricciones de movilidad a casi toda la población, pero a ellos no. 

Tercero y principal: porque casi todos los sitios turísticos y los comercios del rubro en Uspallata están cerrados, precisamente por la pandemia, al igual que la visita a todas las reservas de Mendoza. Y con esto, la empresa se encuentra en una posición privilegiada de captación de turistas, ante las innumerables restrccines impuestas al resto del mercado.

Repasemos las irregularidades detectadas:

1) Están promocionando la Estancia Yalguaraz como una "reserva privada", sin embargo no hay ningún instrumento legal que acredite tal status de conservación de la naturaleza. Tampoco existe plan de manejo o gestión, como corresponde tener en toda área protegida. Además, de acuerdo a los postulados más básicos de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza y la legislación vigente en materia de áreas naturalez protegidas, si la Estancia Yalguaraz fuera en verdad una reserva privada, sus propietarios deberían solicitar la baja de las concesiones mineras dentro de ella, o al menos explicar cómo es que pretende sostener (desde lo técnico y lo legal) una figura de conservación de la naturaleza con minería a gran escala dentro de ella, cuestiones que desde lo fáctico son incompatibles entre sí...

2) Uno de los productos turísticos que comercializa es un "trekking al Camino del Inca", actividad que está prohibida. El mal llamado Camino del Inca es en realidad el Qhapaq Ñan, y la autoridad de aplicación en materia de conservación del patrimonio en Mendoza, ha dispuesto que ni el itinerario ni sus sitios asociados tengan uso turístico hasta tanto no se cuente con los planes pertinentes elaborados y aprobados, cosa que hasta el momento no ha sucedido. Cabe destacar que los representantes de Minera San Jorge son parte de la Unidad de Gestion Provincial del Qhapaq Ñan, ámbito donde se acordó esta medida, con lo cual no la puede desconocer.

3) Están promocionando la visita a la "reserva" y la prestación de diversos servecios turísticos en ella mientras rige el aislamiento social y preventico obligatorio, cuando en realidad por este motivo el Gobierno de Mendoza ha determinado el cierre de todas las áreas naturales protegidas de la provincia y la circulación de visitantes en la zona de la alta montaña mendocina. Además, conviene recordar que el propio Gobierno de Mendoza ha impuesto fuertes y severas restricciones a guías y prestadores de montaña que realizan actividades en otros sectores de la montaña mendocina, que fueron acotados, estando la Estancia Yalguaraz fuera del área autorizada.

Ellos sí y los demás no? Por qué?

Resulta muy llamativo que se estén imponiendo fuertes restricciones y prohibiciones para la visita y actividad turística en Uspallata, la zona de Alta Montaña y las áreas protegidas de Mendoza (impactando muy negativamente a las comunidades locales en lo que hace a lo económico y lo laboral), mientras a Minera San Jorge se le estaría permitiendo publicitar líbremente y llevar a cabo la realización de las mismas en su "reserva privada".  Por eso es que caben formular las siguientes preguntas para que las respondan las autoridades pertinentes:

1) Cuál es el instrumento legal de creación de la "reserva privada" Estancia Yalguaraz?

2) Tiene plan de manejo o gestión? Donde puede ser visto?

3) Quién controla la actividad turística comercial dentro de la Estancia Yalguaraz?

4) Por qué ofrecen un "trekking al camino del inca" cuando está prohibido?

5) Por qué esta "reserva" tiene  permitida la visitación y la prestación de servicios turísticos, cuando en las restantes áreas protegidas de Mendoza están prohibidas por la pandemia?

6) Cómo es entonces que esta "reserva" puede recibir visitantes y el resto no?

7) Cómo es que Minera San Jorge puede realizar actividades dentro de un área protegida y el resto de los prestadores turísticos no?

8) Acaso Minera San Jorge tiene coronita?

Mientras esperamos alguna respuesta oficial al respecto, en Uspallata volvemos a decir:


20/8/20

CONVOCATORIA BI-NACIONAL: Declaración de las Rutas del Ejército Libertador Chileno-Argentino Como Patrimonio De La Humanidad

 

 

 

“Una hazaña digna de otra Ilíada”

 Unesco 1961.

Rutas  De  Libertad


        La cordillera de Los Andes, más que una frontera, es un portal que une a dos pueblos bajo un mismo ideal de buen vivir armónico e integral, basado en la valoración y conservación de sus bienes comunes naturales y patrimoniales. Actualmente Putaendo y Uspallata son amenazadas por proyectos megamineros que pretenden arrasar con toda la vida,  naturaleza, fuentes de agua y patrimonio cultural, incluyendo a las Rutas Sanmartinianas y del Ejercito Libertador que aspiramos sean declaradas como Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad, sumándose al Sistema Vial Andino de los Pueblos Originarios, el “ Qhapaq Ñan”, que ya tiene esa categoría desde el año 2014.

         La hazaña del Ejército Libertador se compara  con la de Napoleón en los Alpes.  Hoy día se sabe que el cruce de los Andes representó un desafío mayor ya que, por donde transitaron los patriotas, no era más que una senda de cornisa, de un metro o menos de ancho. El Ejército de los Andes no tenía siquiera posibilidad de movilizar artillería, como sí lo hizo Napoleón en los Alpes. Este ejército, gestor de nuestra soberanía, estaba compuesto por hombres de armas, así como también por baquianos y arrieros, esclavos negros y humildes criolllos, unidos en su tiempo, por los mismos ideales libertarios que hoy nos animan. Por ello, y a pesar de las adversidades, la hazaña de Los Libertadores, fue el inicio de la gesta emancipadora de toda América.

 

Seguimos creyendo en la patria grande


           Putaendo y Uspallata son parte de esa ruta histórica que recorrió el General San Martín para liberar a todo un continente hace más de 200 años. Las 6 Rutas Sanmartinianas del cruce de los Andes son los pasos de Comecaballos (de La Rioja a Copiapó y Huasco), Guana (de San Juan a La Serena y Coquimbo), Portillo (de Tunuyán a San Gabriel), Planchón (de San Rafael a Curicó y Talca), Uspallata (de Mendoza a Los Andes) y Los Patos (de Mendoza a Putaendo y San Felipe).

          Los habitantes de estos territorios, hoy tenemos el deber moral y ético de cuidar nuestra historia y hacer florecer su enorme valor y riqueza,  convirtiéndola en el motivo principal para sostener el buen vivir de nuestros pueblos, en armonía con nuestro maravilloso entorno, hermanados en la certeza de que nuestra majestuosa montaña es sagrada. Es la herencia intocable que recibimos de nuestros padres y queremos para nuestros hijos. No queremos ser una nueva zona de sacrificio, como ha sucedido en el norte de Chile y Argentina, donde las mineras han arrasado con todo a su paso, pues no les importa en absoluto proteger y conservar la naturaleza ni la historia. 

          Queremos invitarles a ser parte de este trabajo en conjunto, uniendo a todas las comunidades, personas e instituciones para visibilizar las “Rutas del Ejército Libertador de Los Andes” y el “Qhapaq Ñan” que nuestros pueblos originarios recorrieron. No queremos que nuestra historia sea borrada e invisibilizada, por grandes intereses corporativos extranjeros, como son los que pretenden llevar adelante los proyectos Vizcachitas (Andes Copper), Fénix (Minera Teck), San Jorge (Solway y Aterra) y Paramillos (Deprominsa y Lundin Gold).

 

Firma La Petición


          Las organizaciones convocantes, queremos sostener nuestro profundo compromiso para la protección de las Rutas Sanmartinianas del Ejército Libertador y a la vez, expresar nuestro apoyo público para que sean declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco,  dado su importante valor universal, natural, cultural e histórico de la gesta de José de San Martín, Soler, Las Heras, Beltrán, Ohiggins, Rodríguez, Carrera, Estay, etc. y de todos los forjadores, hombres y mujeres de América. Y asimismo, con la misma convicción de conservar la naturaleza en el territorio asociado a esta gesta, a través de iniciativas locales, como el proyecto del Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas, los proyectos de parques nacionales en Uspallata y el Cerro Mercedario, y promover un parque andino en las cuencas de los Ríos Rocín y Putaendo.

           La solicitud ante la Unesco ya fue presentada por Argentina para que esas rutas se sumen a los 1.073 sitios de 167 Estados que hoy son reconocidos como lugares de la Tierra con un "valor universal excepcional", por eso solicitamos que Chile se integre a la propuesta, para que la postulación sea conjunta de los dos países.

           Te invitamos a apoyar esta iniciativa y firmar para mostrarle al mundo la importancia de proteger nuestro territorio, sus bienes comunes naturales y su patrimonio cultural, pues hasta el día de hoy ningún otro lugar en el planeta ha sido testigo de tamaña campaña de liberación.

 

Los Pueblos unidos en lucha a ambos lados de la Cordillera decimos:

  • NO a Vizcachitas, NO al proyecto Fénix, NO a Minera San Jorge, NO a Paramillos.
  • SÍ a las Rutas Sanmartinianas y del Ejército Libertador de Los Andes, Patrimonio de la Humanidad
  • SÍ al Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas
  • SÍ a la protección de las Cuencas de los ríos Rocín y  Putaendo

La Ruta de los Libertadores no será la ruta del saqueo megaminero!!!!

La Ruta de los Libertadores será la ruta de nuestro buen vivir y libertad!!!

 

foto: Diario La Gaceta


Organizaciones firmantes: Putaendo Libre, Vecinxs en Movimiento por el Valle de Putaendo y Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Uspallata.

 

¡Hazte parte!

Firma entrando al vínculo:
http://chng.it/7JqjkKgt69
 

 

 

Adhieren en Argentina:

- Asamblea Socioambiental Zona Este, Mendoza, Argentina.

- Comunidad Warpe Millcallac Llahue Xumec, Mendoza, Argentina.

- Foro Ambiental y Social de la Patagonia, Comodoro Rivadavia, Argentina.

- Asamblea Popular por el Agua, Mendoza, Argentina.

- Círculo de Agricultores de San Rafael, Mendoza, Aegentina.

- Asamblea El Paraná No Se Toca, Rosario, Argentina.

- Observatorio de la Riqueza Padre Arrupe, Buenos Aires, Argentina.

- Asamblea Socioambiental por el Agua de Guaymallen, Mendoza, Argentina.

- Asamblea por el Agua Pura de Huanacache, Mendoza, Argentina.

- Tomero Almacén de la Economía Social y Solidaria, Mendoza, Argentina.

- Red Federal de Docentes Por La Vida, Argentina.

- Asamblea por la Soberanía Alimentaria de Mendoza, Argentina.

- Foro Socioambiental de Menoza, Argentina.

- Asociación Crece desde el Pie, Mendoza, Argentina.

- Asamblea Río Cuarto Sin Agrotóxicos, Córdoba, Argentina.

- Asamblea Buenos Aires Sin Fracking, Argentina.

- Asamblea de Vecinos de Epuyén, Chubut, Argentina.

- Asamblea de Vecinos Rawson-Playa, Chubut, Argentina.

- Guardianes del Humedal Arroyo Claro, Mendoza, Argentina.

- Asanblea por el Agua y la Tierra de Las Grutas, Río Negro, Argentina.

- Colectivo Ecofeminista 9 de agosto, Viedma, Argentina.

- Grupo Ecologista Proeco, Tucumán, Argentina.

- Asamblea de Las Heras por el Agua Pura, Mendoza, Argentina.

- Asamblea Tupungato por el Agua Pura, Mendoza, Argentina.

- Asamblea Maipucina por el Agua, Mendoza, Argentina.

- Asamblea por el Agua Pura y los Bienes Comunes de Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina.

- Asamblea por el Agua de Potrerillos, Mendoza, Argentina.

- Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Viedma y Carmen de Patagones, Argentina.

- Asamblea No Nuclear de Viedma y Carmen de Patagones, Argentina

- MAR - Movimiento Antinuclear Rionegrino,  Río Negro, Argentina.

- Asociación Christian González por el Libre Acceso a las Costas de Ríos y Lagos, San Martín de los Andes, Argentina.

- Asamblea Abrazo al Río, Fiske Menuco, Argentina.

- Asamblea por el Árbol, Mendoza, Argentina.

- Asociación Cuyum de Comunicación Popular, Mendoza, Argentina.

- Agrupación la Soriano Conducción, CEFYL, Mendoza, Argentina.

- Fundación ECOSUR (Ecología, Cultura y Educación desde los Pueblos del Sur), Buenos Aires, Argentina.

- Federación Argentina de Espeleología (FADE), Malargüe, Mendoza, Argentina.

- Asamblea del Pueblo de Alvear, General Alvear, Mendoza, Argentina.

- Partido Verde de Mendoza, Argentina.

- Fundación Atallay, Mendoza, Argentina.

- Organización Nacional de Pueblos Indígenas de Argentina (ONPIA), Argentina.

- Comunidad Huarpe Guaytamary, Uspallata, Argentina.

-  Asociación Civil El Suri, Uspallata, Argentina.

- Vecinos Autoconvocados del Barrio Villa Los Chañares, Córdoba, Argentina.

- Fundación Historia y Patrimonio Cultural de Tanti, Córdoba, Argentina.

- Asamblea Tanti Despierta, Córdoba, Argentina.

- Asamblea Socioambiental de Cipolletti, Río Negro, Argentina.

- Asamblea Permanente del Comahue por el Agua de Allen, Río Negro, Argentina.

- Asociación Civil Árbol de Pie, Bariloche, Argentina.

- Agrupación Lucha, Tierra y Agua, San Rafael, Argentina.

- XR, Extinction Rebellion Mendoza, Argentina.


Adhieren en Chile:

-  Flora del Valle de Putaendo, Chile.

- Comunidad El Pedregal-Granallas, Putaendo, Chile.

-Guzmania, Naturaleza, Arte y Educación, Guzmanes, Putaendo, Chile.

- Agrupación Las 120, Putaendo, Chile.

- Agrupación Las Mimo, Putaendo, Chile.

- Agrupación Cultural Putaendo Histórico, Chile.

- Agrupación Indígena Paillacar, Putaendo, Chile.

- Baile Chino Acincagua Salmón, San Felipe, Chile.

- Los Domos El Llano, Putaendo, Chile.

- Fundación FFOCART, Putaendo, Chile.

- Corporación  Aclonwncagua, Putaendo, Chile.

- Baile Chino Adoratorio Cerro Mercachas, Los Andes, Chile.

- Junta e Vecinos Villa Las Palmeras, San Felipe, Chile.

- Escuela de Música EMUP, Putaendo, Chile.

- Turismo Putaendo Limitada, Putaendo, Chile.

- Agrupación Ciclista Team Punta Riders MTB, Putaendo, Chile.

- Putraintu Movimiento Socioambiental, Putaendo, Chile.

- Fundación Caravana Por la Paz y la Restauración de la Madre Tierra, Putaendo, Chile.

- Comunidad Casa Putraintu Eco Escuela de Arte Escénico, Putaendo, Chile.

- Comunidad de Campos de Jahuel-Santa María, Chile.

- CODEFF, Corporación en Defensa de la Flora y la Fauna, Chile.

- Agrupación Wanaku Akunkawa, Chile.

- Asociación Indígena Calucan, San Antonio, Chile.

- Red de Cultura Viva Comunitaria, Sede San Miguel, Chile.

- Compañía y Escuela Popular de Teatro Aéreo Dementia, Santiago, Chile.


Y seguimos sumando...

17/7/20

VÍCTIMAS EN ZONA DE SACRIFICIO


El título de la nota es el nombre de un libro escrito por Lidia Astudillo Corona, autora chilena y profesora en letras, comprometida con la defensa y protección del ambiente en su país, a quien tengo el gusto de conocer por las luchas compartidas...

El libro puede ser bajado de aca:

La autora ademàs posee un blog, donde escribe de manera independiente y denuncia la avanzada del modelo extractivista en su zona:

Como educadora, también es consciente que el cambio de paradigma empieza por las futuras generaciones:

Además, el libro tiene una página de facebook, donde cada tanto su autora publica fragmentos del texto, con fotos y videos de esa zona de sacrificio: https://www.facebook.com/QtroV/


EL CONTEXTO:

Lidia Astudillo Corona escribe interpelando de una manera particularmente filosa, ya que indaga respecto de la conciencia relajada de la población, en un país cuyo devenir histórico está signado de una manera muy despiadada por el extractivismo en todas sus formas y en especial por la megaminería. Al mismo tiempo, cuestiona la idiosincrasia y el imaginario social forjados en esa coyuntura, donde la principal aspiración personal del ciudadano común consiste en ganar dinero para alcanzar y mantener niveles de confort y consumo, para tener estatus y prestigio social. Cuestiones que ademas de superficiales y banales, resultan insostenibles para el mantenimiento de la vida en el planeta.

Las consecuencias de ello están a la vista: hoy Chile está atravesando una crisis profunda, producto de las enormes inequidades sociales generadas precisamente por el modelo extractivista. Estas inequidades dieron lugar a los masivos estallidos sociales y manifestaciones ocurridas el año pasado y que pusieron a Chile en el centro de atención de la opinión pública mundial, como una clara y contundente muestra del fracaso del capitalismo corporativo globalizado, otrora representado figuradamente como el "sueño americano".

El sistema educativo de ese país es uno de los principales responsables de haber llegado a esa situación: una gran parte de los niños, jóvenes y adultos no saben cuestiones elementales, como por ejemplo, de donde viene el agua que consumen, menos aun respecto de la importancia de proteger sus fuentes. Por el contrario, grandes sectores de la población tienen la errónea idea de que el desarrollo y el progreso generan trabajo, que trabajar en las grandes corporaciones representa un estatus de prestigio dignificador de la persona y que esa es la única forma de ganar dinero...

Y por qué debemos prestar atención en Argentina a esto que ocurre en Chile? Primero, porque lo que se está destruyendo con esta manera de obrar y pensar es nuestra casa común. Pero además, porque en nuestro país (y sobre todo en la zona cordillerana) se nos presenta al modelo chileno como ejemplo a seguir, un ejemplo que hoy nos está mostrando de una manera muy cruel y descarnada el fracaso de la humanidad en todos sus aspectos y su inminente colapso, en caso de no haber un pronto y necesario cambio de paradigma...


La secuencia muestra dos fotos de un sector de Quintero denominado El Papagayo, una de 1950 y otra de 2017. En la más antigua se observa una hermosa playa tranquila con su arena y el agua transparente que permite ver su fondo. Esta playa hoy está desaparecida por la extracción masiva del huiro (alga marina costera) para consumo humano, dejando al desnudo un roquerío erosionado por el oleaje intenso devenido tras esta extracción. El otro detalle es el avance del cordón industrial que se ve detrás en la foto actual, llegando las industrias hasta el borde mismo del mar, a donde evidentemente vuelcan sus vertidos, generando la desaparición de casi toda forma de vida marina en la zona.


EL LIBRO:

Analizado el contexto, pasemos a la obra, pero qué decir? Hacía tiempo que no me sentía cautivado por la lectura de un libro nuevo. Porque, varias veces me ha pasado de sumergirme en las paginas de una obra literaria y terminar atrapado por las historias o relatos... Supongo que a ustedes también.

Pero en el aquí y ahora, llega a mis manos y a mis ojos un texto en la que al menos yo imbuido en su lectura, puedo captar un trabajo intelectual, muy sutil y de alto vuelo, de intentar despertar la sensibilidad del que lee, desde distintos y diversos planos, teniendo en cuenta el contexto antes descripto y la apatía generalizada en Chile por tratar y debatir estos temas. La autora juega todas sus cartas, de manera desafiante desde el principio y sugiriendo a quien se aventure a transitar sus páginas que lo puede dejar en cualquier momento. En lo que a mí respecta, esa sugerencia se me representa como una advertencia: la obra es apta únicamente para portadores de conciencia digna; y es una invitación a trabajar la perceptividad desde lo emotivo, abordando un tema muy delicado, como lo es la vida en un lugar que ha sido destruido por el modelo extractivista desde hace ya más de una generación.

Victimas en Zona de Sacrificio es una exposición de vidas y sucesos vinculados a los megaemprendimientos industriales en torno a la localidad de Quintero, en la costa del centro de Chile. A pesar de la advertencia del prólogo, no resultará difícil transitar sus páginas al percibir la intencionalidad de la autora, así como su sentido de pertenencia a ese lugar, su lugar, del cual en un momento de su vida debió marcharse.

Quintero era un importante balneario turístico, que despertaba el interés incluso del otro lado de la cordillera. De hecho, yo cuando niño, en 1980, fui llevado por mis padres a veranear en esas hermosas playas que hoy ya no existen más...

El libro arranca con definiciones contundentes de lo que genéricamente es ser una víctima del modelo extractivista y en particular serlo en una zona de sacrificio. Ya en ese punto de la lectura, la poderosa pluma de Lidia Astudillo Corona es capaz de humedecer la vista, mientras van surgiendo fuertes interrogantes: ¿Como es que se llegó a este estado de las cosas, dominado por la desidia y la negligencia de permitir que la maquinaria del saqueo y el despojo guíe el destino de un pueblo, dando por sentado los hechos consumados que pretenden imponer el sacrificio como condición irreductible del desarrollo y el progreso...?
Hay frases muy contundentes que en verdad me impactaron: Esas definiciones de víctima al comienzo... Resulta muy difícil detallar el cúmulo de sensaciones que se destilan cuando una de esas víctimas muere en la zona de sacrificio. Pero la autora encara ese derrotero con una soltura en la descripción de cada detalle, que coloca sin más al lector en las situaciones narradas... y lo interpela.
A lo largo del libro se destaca la mención de cada industria contaminante con el año que se fue instalando, a modo de título de pequeños capítulos, que no se explayan en eso, sino que relatan (de manera ficcionada e intuyo autorreferencial) fragmentos en la vida de personajes del lugar: amoríos, desencuentros, sueños, deseos y frustraciones. Se insinúa cierto paralelismo entre las desventuras de los personajes y la aceptación implícita de condiciones de vida insanas: pareciera ser que la toxicidad del medio trasiega en la toxicidad en sus decisiones de vida. La autora nos muestra cómo la contaminación no sólo destruye la salud física de las personas, sino también su corazón y su alma.

Todo transcurre en un sitio, que en sus orígenes evidentemente ha sido paradisíaco y de a poco fue convertido en un sumidero industrial, que la sola mención de esa condición incomoda y avergüenza a locales y foráneos; que impone padecimientos y exilios, pero que aun así toda esa carga no logra despertar una masa critica capaz de accionar para cambiar ese destino aciago. Sobre esto también la autora busca despertar interés.

el texto tiene amplios espacios en blanco estratégicamente ubicados. Supongo que dada la intensidad de la obra, habrán sido pensados para ir tomándose pequeños respiros en la lectura e ir sacando conclusiones parciales, o sencillamente para que los mas susceptibles abandonen en estos espacios su lectura, tal como se propone al principio...
Por más entrampado que parezca a primera vista el desarrollo de los relatos, la conclusión que queda flotando en el aire es que a pesar todo, se puede salir de esa condición ("tomarremos al destino por las astas") si realmente se tuviera la convicción de hacerlo,desterrando el estado generalizado de indiferencia actualmente vigente; y que la forma es únicamente luchando, no solo para liberarse del yugo opresor, sino de todo el cúmulo de prejuicios y estigmatizaciones que bloquean cualquier intento emancipador... Es en ese ámbito, creo yo, en el que se insertan las citas iniciales a Cervantes y El Quijote.
La secuencia en un principio no es necesariamente lineal, sino mas bien desordenada y es el lector el que tiene que tomarse el trabajo mental de ir armando el rompecabezas que se le presenta, pues en el fondo, Lidia Astudillo Corona también está planteado que el pensamiento crítico es algo que debe ser ejercitado... Por eso es que por sobre todo, procura que el público se despabile de la pereza intelectual en la que nos ha sumido la mundanidad moderna... ¿Cómo despertar sino la toma de conciencia, la percepción sensorial, la empatía o el sentido de pertenencia a la tierra en el lector, condiciones fundamentales para intentar modificar una realidad cruel que mata por dinero?
A mí la fórmula me parece totalmente original y genuina, por eso, posta, les invito de onda a leerlo...

SI TE PARECIÓ INTERESANTE EL CONTENIDO, TAMBIÉN PODÉS VER LAS NOTAS ANTERIORES MÁS VISITADAS...